La capacitación juega un papel primordial para el logro de tareas y  proyectos, dado que es el proceso mediante el cual los trabajadores  adquieren los conocimientos, herramientas, habilidades y actitudes para interactuar en el entorno laboral y cumplir con el trabajo que se les  encomienda.

Las acciones de capacitación, en cualquiera de sus versiones: cursos, talleres, conferencias, congresos, diplomados, permiten adquirir conocimientos teóricos y prácticos, que faculten que las personas actualicen sus conocimientos y adquieran nuevos, que fortalezcan su  capacidad de respuesta ante los cambios del entorno o de sus requerimientos laborales, incrementen su desempeño dentro de la organización y estén más preparadas para el día a día, lo cual les dará  mayor confianza personal al desarrollar otras aptitudes y actitudes. 

En un mundo donde la única constante es el cambio, obtener el beneficio del aprendizaje continuo es una oportunidad para mantener la vigencia laboral y desarrollar e innovar en los procesos de negocio.  

En este orden de ideas, la capacitación  busca que las tareas se realicen con calidad, productividad, estabilidad, permanencia y en un buen ambiente de trabajo. 

Entre los beneficios destacan: 

  • Calidad y mejora en las tareas, 
  • Reducción en tiempos y supervisión, 
  • Solución de problemas con diferente visión, 
  • Sensibilización ante nuevos retos, 
  • Desarrollo ético y motivación del personal, 
  • Creación de equipos de trabajo de alto desempeño, 
  • Seguridad y autoestima en los trabajadores, 
  • Mayor especialización, a la vez que flexibilidad en sus tareas. 
  • Mayor rendimiento y disminución de tiempos de atención en los procesos y actividades que se desarrollan. 
  • Desarrollo de habilidades en tecnologías de la información y sistemas de gestión empresarial. 

La participación de los trabajadores en una empresa dista de ser estática; es dinámica, multidisciplinaria e interactiva, implica movilidad y cambios constantes, lo que precisa de nuevos aprendizajes, por lo que nunca se termina de aprender; es por tanto una constante para las empresas, si éstas quieren ir a la vanguardia y mantenerse vigentes.  

La capacitación ofrece desarrollo y demanda compromiso; permite mantenerse actualizado, requiere de tiempo y espacio; de quiénes la reciben, para aprender nuevas realidades.